¿SOMOS MÁS PRODUCTIVOS EN JORNADAS LABORALES REDUCIDAS?

Esta pregunta lleva años generando debate entre directivos, empresas, foros, Redes Sociales y profesionales, en los que se plantea la posible reducción de las jornadas de trabajo de 8 a 6 horas, así como de volver flexible el sistema laboral. Esto, ayudaría a elevar la productividad y a generar un impacto positivo sobre la salud de los trabajadores, sobre todo en referencia al bienestar psicológico y físico. … sin embargo, ¿Una jornada reducida realmente eleva la productividad?

En España, la jornada laboral completa, generalmente, se sitúa en 8 horas diarias. Son 40 horas semanales a las que hay que sumar hora de comida (que en algunos casos son 2 horas o existe una jornada partida) y el desplazamiento al trabajo.  La suma de estas horas implica que los trabajadores pasen la mitad del día o más fuera de casa, dificultando la conciliación de la vida familiar.

CUANTO MÁS SE TRABAJA, MAS DISMINUYE LA PRODUCTIVIDAD

De los primeros estudios que se realizaron fue en 2013 la revista “The Economist publicó una investigación realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde aseguraba que cuanto más se trabajaba, más disminuía la productividad. Incluso, algunos estudios afirman que la jornada reducida disminuiría el calentamiento global: los trabajadores contarían con mayor tiempo para desplazarse hasta sus oficinas, y ello reduciría los desplazamientos en coche y motivaría el uso de transporte público (Ejemplo de David Rosnick y Mark Weisbrot en el consumo de energía.)

Además, en la actualidad, el uso de las últimas tecnologías en el trabajo permite que esta disminución repercuta negativamente en la producción. Sin embargo, en España queda mucho por hacer en este campo, aunque ya existen iniciativas empresariales a favor de la flexibilidad laboral y en los últimos años siguen mejorando las medidas de conciliación laboral en las empresas.

2019-12-04T10:19:35+00:00