Por que escuchar a tus empleados: Guía para hacerlo con éxito

Estudios recientes realizados en los núcleos de trabajo de todo tipo de empresas y corporaciones confirman que uno de los principales problemas existentes es lo ignorados que se sienten los empleados. Las estadísticas indican que un 87% de los trabajadores no se encuentra a gusto en su empleo y, entre otros motivos, la falta de escucha por parte de sus líderes y empresas se convierte en una de las principales causas de ello.

Por suerte, escuchar a los empleados no es algo tan complicado. Se deben llevar a cabo algunos ajustes que permitan que la forma de dirigir el negocio cambie y comience a prestar a los empleados la atención que necesitan para sentirse felices en el día a día.

Deja que tus empleados hablen

Si escuchas, pero nadie habla, será lo mismo que si no escucharas. Por ello, tienes que permitir que tus empleados hablen o hacer lo posible para que estos quieran hacerlo. En entornos en los que sus opiniones no han tenido ninguna relevancia en el pasado, es complicado conseguir que los trabajadores vuelvan a hablar. Pero no es imposible. Hay que intentar fomentar el diálogo y que vean que sus opiniones, sugerencias o inquietudes son escuchadas.

¿Cómo hacerlo? Podemos optar por alguna de estas ideas:

  • Realizar encuestas
  • Abrir un buzón de sugerencias
  • Organizar sesiones de diálogo
  • Entrevistar a los empleados

No te lo tomes como algo personal

Si abres la puerta al diálogo tal y como deberías hacer, no siempre escucharás algo que te guste. Debes esperar opiniones positivas y negativas acerca del funcionamiento de la empresa o incluso de tu propio trabajo. Pero el buen líder debería estar por encima de estas opiniones y de cualquier reacción de tipo personal. La manera en la que reacciones a los comentarios y opiniones que te den tus empleados será algo que influirá directamente en la forma en la que ellos se seguirán expresando en el futuro.

Aprende a escuchar

Tampoco sirve si tus empleados hablan y tú no entiendes o no saber escuchar lo que te dicen. Escuchar no es simplemente oír lo que otras personas dicen, sino racionalizarlo y darle valor. Por ello, es importante que desarrolles habilidades para la escucha activa y que, de esta manera, los comentarios de tus empleados obtengan todo el valor que se merecen.

Para escuchar mejor es fundamental que hagas de la escucha una prioridad y que busques la oportunidad de crear todas las oportunidades posibles para tener esos momentos en los que los empleados hablen y den su opinión. El proceso es progresivo, de manera que, cuando los trabajadores vean que sus opiniones son escuchadas y que importan, se irán abriendo cada vez más a compartir lo que opinan. Eso se materializará en un gran valor para la empresa.

Pon en acción las ideas

No, no tienes que actuar con todas las ideas que te den tus empleados. Eso podría condenar a la empresa a fracasar en sus resultados. Pero sí es importante que sepas analizar lo más positivo y negativo de las conversaciones con los empleados para sacar partido a lo que verdaderamente pueda aportar beneficios al día a día del negocio.

Al actuar de forma activa con las ideas de los empleados, estos podrán ver que el líder de la empresa se preocupa de verdad por lo que opinan y así poco a poco se irán soltando más. Nunca se sabe si lo que marque el futuro de un negocio es una idea que esté en mano de uno de esos empleados que, con anterioridad, había tenido miedo a hablar o dar su opinión. El poner en activo las ideas también ayudará a que los trabajadores vean que no hay ninguna repercusión negativa por compartir lo que piensan y opinan.

Comparte resultados

Es clave que, una vez se hayan puesto en marcha algunas de las ideas proporcionadas por los empleados, el líder comparta sus resultados con el equipo. A todos los trabajadores les gusta ver que sus ideas son tenidas en cuenta, pero también que se agradece el esfuerzo que han hecho teniéndolas. Por ello hay que saber agradecer, remarcar el trabajo realizado por estos individuos y ofrecer transparencia en la manera en la que se gestiona el desarrollo del negocio gracias a las opiniones de sus empleados.

De la misma manera, es necesario que se comparta con los empleados ese agradecimiento por haberse abierto o por haber dado buenas ideas que, quizá no se puedan aplicar ahora, pero que sí podrían llegar a tener relevancia en el futuro.

¿Por qué escuchar a tus empleados?

La lógica nos dice que es algo positivo. Se encuentra entre las principales tendencias en la actual gestión de las empresas y está aportando resultados muy beneficiosos. Pero ¿Por qué hacerlo? En términos prácticos, ¿Qué es lo que podemos ganar con ello de una manera concreta?

  • Retener el talento: Es posible que haya empleados que piensen en abandonar la empresa si no se les escucha o si no se sienten valorados por ello.
  • Mejorar el compromiso del equipo: Al escuchar las ideas de los trabajadores, su nivel de compromiso aumentará. De no hacerlo, cada vez se sentirán menos motivados y su productividad será inferior.
  • Ganar confianza: Sentir confianza en tus empleados es tan importante como que tus empleados sientan confianza en ti. El diálogo y la escucha ayuda a ello.
  • Evitar incidentes: Si hay algún tipo de incidente en ciernes, como problemas graves en el desarrollo del negocio, los empleados podrían alertar de ello. Por estar trabajando de forma activa en el sistema, normalmente son quienes ven antes que algo malo va a ocurrir. De tener una buena comunicación, no dudarán en compartirlo con inmediatez.
  • Mejora de las plantillas: Si no hay comunicación y un empleado no tiene capacidad para hacer un trabajo, este no informará de ello y posiblemente los resultados serán malos. Pero si el trabajador se siente a gusto comunicándose con su líder, le informará de sus carencias y se pondrán en marcha programas de entrenamiento y aprendizaje que mejorarán las habilidades de la plantilla.
  • Obtener más ganancias: Los empleados ayudarán a comunicar al líder cuáles son las necesidades de sus clientes y qué es lo que pueden necesitar a continuación para seguir solicitando los servicios de nuestra empresa.
  • Detectar problemas en los empleados: Al hablar con ellos y escucharlos podrás ser capaz de detectar signos de agotamiento o problemas de todo tipo que puedan ser solucionados a tiempo.
  • Mejorar el entorno de trabajo: Si todo el mundo se siente escuchado y valorado, el entorno laboral será mucho más agradable y se trabajará con más felicidad.

Por lo tanto, es fácil ver los beneficios y ventajas de la escucha, un cambio que muchos líderes ya han adoptado y que siempre proporciona resultados favorables.

2021-04-28T19:08:44+02:00