Los roles digitales más importantes para la transformación digital

La transformación digital es una de las asignaturas pendientes de muchas empresas. Los negocios lo tienen en cuenta y lo reconocen como algo a lo cual todavía se tienen que habituar e implementar, pero el tiempo pasa y cada vez hay más empresas que se quedan atrás. Debido a ello es necesario que las corporaciones se pongan manos a la obra y actualicen sus plantillas lo antes posible para adoptar un perfil digital.

Para hacerlo, ¿Cuáles son los roles digitales que se tienen que cubrir? ¿Qué tipo de talento digital hay que tratar de implementar en la plantilla?

Especialistas en la nube

La nube es el espacio que domina el trabajo digital en la actualidad. Todo tiene que estar en la nube para alcanzar el máximo rendimiento y todas las funcionalidades que se proporcionan a día de hoy a las empresas, pero, al mismo tiempo, hay que entender la nube a fondo para dominarla. Muchas empresas intentan saltar a la nube sin paracaídas, sin plan B, sin una toma de contacto previa que ayude a transmitir la confianza que necesitan. Y eso es algo que, en muchos de los casos, puede terminar en desastre.

Las posibilidades que proporciona la nube son enormes, pero hay que saber aprovecharlas de una manera segura y de la forma más beneficiosa para el negocio. Por ello es necesario contratar a especialistas en la nube que se ocupen de la gestión y que puedan garantizar que cada paso que dé la empresa en este territorio será con los mejores resultados.

Estrategas de marca

La adopción de un perfil digital, en ocasiones, significa un cambio drástico para una empresa que, hasta entonces, se había mantenido en una línea de trabajo tradicional. Al hacerlo es posible que haya que realizar cambios en la estructura de la compañía, en la manera en la que transmite un mensaje o incluso en su cultura de marca. Todo ello es, cuanto menos, delicado.

No se puede dejar en las manos del azar la estrategia de marca de la que hará gala la empresa a partir del momento en el cual adopte un perfil digital. De este proceso se tienen que ocupar profesionales que sepan cómo hacer los cambios pertinentes sin que la marca se llegue a resentir.

Integradores de sistemas

Dar inicio a un proceso de transformación digital no solo es complicado, sino también muy caro. El coste suele ser lo que espanta a algunos negocios y lo que les empuja a seguir aplazando el proceso de transformación, sobre todo porque, en esos momentos, sus resultados financieros no sean malos. Pero hay que saber que se puede ahorrar un gran presupuesto si se contrata a un integrador de sistemas.

El trabajo de este profesional comienza analizando la situación de la empresa, su capacidad y lo que necesita para realizar un proceso completo de transformación digital. A partir de este punto, la tarea del integrador es realizar una propuesta en la que utilice software ya existente y licenciado, herramientas que puedan usarse con un bajo nivel de inversión y otros recursos que, combinados, permitan dar paso a la transformación digital de una manera económica. Los costes, en definitiva, se reducen de forma considerable.

Administradores de tecnología del entorno de trabajo

La transformación digital no solo se realiza en el plano puramente digital, sino que también tiene repercusión en el físico, sobre todo en lo que se refiere a los empleados. Al adoptar modelos digitales, las oficinas cambian y evolucionan hacia un siguiente nivel en el cual todos los elementos están integrados de la manera más eficiente posible. Para definir cómo deben ser estos cambios y cuáles son las mejores decisiones que se pueden tomar en el entorno de trabajo, es necesario contar con los servicios de un administrador de tecnología.

Esta persona ayudará a definir cuáles son los programas y herramientas que ayudarán en el día a día digital de la compañía. Pero, al mismo tiempo, también se ocuparán de renovar el mobiliario, las mesas, las sillas, la iluminación o incluso la composición de los enchufes. En cada una de estas decisiones buscarán el perfil digital y el crear una sensación de armonía entre lo físico y lo digital de forma que beneficie al nivel de satisfacción de los empleados y su facilidad para realizar su trabajo.

Líderes de InfoSec

No hay duda de que uno de los grandes retos de la transformación digital es prepararse para los posibles problemas de seguridad con los que se vaya a encontrar la empresa. En estos tiempos, los ciberataques están a la orden del día y no se realizan únicamente contra organizaciones de peso. Un ataque o una brecha de seguridad se puede producir en cualquier tipo de circunstancia.

Los líderes de InfoSec sabrán preparar la empresa y sus sistemas de gestión digital con el objetivo de estar listos antes cualquier posible eventualidad. No solo darán respuesta a los ataques, sino que podrán bloquearlos incluso antes de que ocurran. Su papel radicará en elegir las herramientas necesarias y configurarlas, además de entrenar e instruir a la plantilla para que sea más consciente de los riesgos a los que se pueden exponer en cuanto a seguridad digital.

Diseñadores de UX

Los diseñadores de interfaces de usuario son imprescindibles en el presente y futuro de las empresas que han adoptado un perfil digital. Están destinados a mejorar el rendimiento del software que se utiliza de forma interna, pero también a pulir la experiencia que se proporciona a los clientes. Los empleados trabajan mejor gracias al esfuerzo que hacen estos diseñadores, que se aseguran de potenciar la usabilidad, la accesibilidad y el nivel de interacción con cada programa.

Estos profesionales van ganando cada vez más importancia a medida que la empresa adapta su funcionamiento y servicios al entorno digital. Deben ser personas que entiendan la cultura corporativa y que tengan una visión que aporte grandes beneficios al futuro de la empresa.

Analistas de datos

Uno de los aspectos que nos ha enseñado con más claridad la evolución y transformación digital es que las empresas, a partir del momento en el que lo llevan a cabo, se exponen a una enorme cantidad de información. El Big Data acaba dominando el desarrollo del día a día y potenciando todo lo que una empresa puede llegar a dar de sí. Por ello hay que saber utilizar y aprovechar estos datos de una manera práctica, sacándoles partido y poniéndolos de manifiesto cada vez que se lleve a cabo una iniciativa dentro del negocio.

Los analistas de datos son quienes entienden esta información, los que la pueden gestionar, analizar, ordenar y desarrollar con la intención de alcanzar las metas corporativas. El análisis de la información permitirá a la empresa descubrir patrones que le puedan ser útiles y responder a necesidades que se estén generando y hayan podido quedar descuidadas. Se pueden identificar tendencias, hacer ajustes en el rumbo de la empresa y mejorar el rendimiento de la misma por medio de la identificación de factores importantes.

Digital trainers

Por último, es conveniente que no solo sea la empresa la que adopte la transformación digital, ya que también tienen que hacerlo todos los empleados que forman parte de ella. No se puede esperar que el rumbo del negocio avance con éxito si, de manera paralela, los miembros de la plantilla no están evolucionando de la misma forma. Pero, por supuesto, no siempre es algo que se pueda lograr de una manera sencilla.

Para ello hay que contar con los digital trainers, personas especializadas en aprendizaje que ayudarán a los empleados a prepararse a los cambios que introducirá la empresa. Les enseñarán cómo usar las nuevas herramientas, cómo implementar modificaciones en su día a día y, sobre todo, cómo adoptar un perfil digital que cambie la forma en la que pensaban hasta ahora sobre multitud de tareas.

2021-05-07T10:21:35+02:00